< Volver al listado

Errores Refractivos

 

QUÉ SON

Un error refractivo implica que la luz no logra enfocarse correctamente sobre la retina, normalmente debido al largo del ojo o la forma de la córnea. Los errores refractivos más comunes son la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía, cada uno de los cuales resulta en un nivel distinto de visión borrosa.

SÍNTOMAS

  • Miopía (visión corta): La gente que tiene miopía puede ver claramente los objetos cercanos, pero algo borrosos los objetos distantes.
  • Astigmatismo: El astigmatismo es la irregularidad ocular más frecuente e implica que la córnea presenta una forma irregular, lo que dificulta el enfoque (en lugar de ser un semicírculo, tiene una forma ovalada). Muchas veces se presenta acompañando a la miopía y la hipermetropía.
  • Hipermetropía: Al contrario de la miopía, las personas con hipermetropía pueden distinguir claramente los objetos lejanos pero tienen dificultades para ver los objetos de cerca.

CÓMO SE TRATAN

Según la evolución del error refractivo y las preferencias del paciente, puede tratarse con anteojos, lentes de contacto o cirugía. En el caso de optar por una intervención quirúrgica, existen dos opciones:

LASIK: El LASIK es un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva. Se utiliza un láser Excimer para moldear la córnea, buscando mejorar la forma en que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina. Su duración aproximada es de 5 minutos.

EVO Visian ICL: Implantación de una lente intraocular para la corrección del error refractivo. Esta lente implantable de colámero (ICL por sus siglas en inglés) se coloca entre el iris y el cristalino. Se trata de un procedimiento poco invasivo y de rápida recuperación que no modifica ningún tejido del ojo.

Si Ud. desea más información sobre sus posibilidades quirúrgicas, consulte con nuestro especialista en cirugía refractiva.

Si Ud. considera que es candidato para solicitar este tratamiento, no dude en consultar con un especialista.

Solicite su turno online Solicitar